Incluir “medidas verdes” en las rehabilitaciones integrales podría ser clave para mejorar la eficiencia en las edificios residenciales existentes en Europa.

Los propietarios europeos siguen siendo resistiéndose a aplicar mejoras relacionadas con la eficiencia energética. Las subvenciones, las normativas y las políticas generalizadas en materia de eficiencia energética están obteniendo un éxito modesto.

En el Reino Unido, por ejemplo, sólo una de cada 10 rehabilitaciones se llevan a cabo con el propósito explícito de mejorar la eficiencia energética, a pesar de la unidad política que existe a favor de las mejoras de ahorro de energía.

Investigaciones recientes sugieren que los políticos podrían beneficiarse al analizar el punto de vista de los propietarios frente a rehabilitación de las viviendas.

Charlie Wilson, profesor en el Centro Tyndall para la Investigación del Cambio Climático de la Universidad de East Anglia, llevó a cabo un estudio publicado en 2015 en la revista “Investigación de la Energía y Ciencias Sociales” en relación con la toma de decisiones de 1.028 dueños de viviendas con respecto a las rehabilitaciones en el Reino Unido.

Tradicionalmente se han identificado tres barreras que las empresas y autoridades se topan a la hora de animar a los propietarios a tomar medidas de eficienca energética:

  • Barreras financieras como la disponibilidad de capital
  • Barreras de información tales como incertidumbres sobre la fiabilidad del contratista
  • Barreras de toma de decisiones incluyendo el rechazo a tomar decisiones complejas e irreversibles
rehabilitación energética propietarios

Sin embargo, el estudio demuestra que estos tres aspectos no describen con precisión cómo los propietarios de viviendas toman decisiones frente a la rehabilitación.

Yo no soy un gran fan de pensar en esto en términos de barreras. La gente no está sentada alrededor de la mesa de la cocina diciendo: ‘Quiero hacer que mi hogar sea más eficiente energéticamente, pero estas barreras están obstaculizando, si hubiera una buena política que eliminaría estas barreras..‘.

La gente está diciendo: “Estaría bien si pudiéramos hacer que la habitación fuera más hermética, o esa habitación un poco menos húmeda y con ventilación para que podamos convertirla en una sala de juegos para los niños“. La gente se pregunta cómo pueden adaptar mejor su hogar para satisfacer sus necesidades “.

El autor del estudio explica que muchas políticas diseñadas para fomentar rehabilitaciones eficientes en el hogar, pierden su oportunidad al tratarlas como reparaciones individuales. La clave para incrementar la adopción de medidas de eficiencia energética, puede ser ofrecer proyectos de rehabilitación integrales.

Imagine que está inmerso en una renovación de una cocina de 9.000€ y el proveedor le dice – “Por cierto, hay un nuevo modelo que permite que mientras hacemos toda su cocina podemos aplicar un montón de medidas de aislamiento y poner nuevas ventanas. Así que su hogar será más eficiente energéticamente. Existen planes de subvenciones que permiten que vaya pagando progresivamente la inversión”- La investigación que hicimos demostró que la gente se mostraba mucho más receptiva frente a este tipo de proposiciones y apoyos desde los gobiernos.

Cómo conseguir que las cuestiones energéticas estén en la agenda de los hogares

Varios expertos coinciden en que aumentando las preocupaciones ambientales, no se consigue que la gente decida invertir en rehabilitar sus viviendas.  Si la gente está planeando hacer algunas mejoras en el hogar para aumentar su comodidad en términos de espacio de vida, acústica, estética o humedad por ejemplo. Si hay un modelo de negocio que ofrece realizar estas reformas en base a la eficiencia energética, entonces sí puede existir un punto de vista medio ambiental.

El consumo casi nulo es común en las nuevas construcciones. Se calcula que los edificios existentes son el 70% del parqué inmobiliario de Europa. Por ello es necesario alentar a los propietarios a que lleven a cabo rehabilitaciones con medidas de eficiencia energética.

Fuente: BREASER