El micropilotaje en rehabilitación de edificios se lleva a cabo para corregir las patologías de las cimentaciones. Estas patologías se deben a asientos diferenciales en el terreno ocurridos por diversas causas: mal cálculo de la estructura, errónea elección del estrato de cimentación, alteraciones en las proximidades del edificio, ampliación de plantas o variación de cargas. Estos asientos diferenciales se suelen materializar en forma de grietas con un ángulo de inclinación de unos 45º que principalmente se sitúan en esquinas y marcos de puertas y ventanas.

Para todo ello debemos contar con un técnico que nos ayude a diagnosticar el problema concreto y que nos dé la solución más adecuada al mismo. No siempre la mejor medida puede ser la realización de micropilotaje, actuando sobre la cimentación, sino que también puede ser interesante considerar la opción de actuar sobre el terreno mediante la realización de inyecciones de resinas expansivas.

MARATUM-Micropilotaje en rehabilitación de edificios

 

Qué son los micropilotes

Los micropilotes son elementos longitudinales muy largos y con una pequeña sección circular, normalmente menor de 350 mm., que transfieren las cargas al terreno. Estos elementos pueden trabajar a compresión, tracción, flexión o cortante.

Se realizan mediante perforaciones en el terreno hasta alcanzar el estrato adecuado de cimentación y posteriormente se arman con acero y se rellenan con mortero o lechada de cemento. Las perforaciones se ejecutan con tubos roscados de acero que pueden extraerse o considerarse elementos perdidos.

 

Ventajas de los micropilotes

El uso del micropilotaje para el recalce de edificios en obras de rehabilitación presenta diversas ventajas:

  • Eliminación de obras complementarias para unirlos a la estructura existente.
  • Distribución de cargas sobre el terreno en distintos puntos.
  • Gran resistencia a compresión, tracción, flexión y cortante.
  • Entran en función al comenzar el fraguado, siendo este muy rápido.
  • Obras programables en tiempos y costes.
  • Rápidos y económicos de ejecutar y con las mínimas molestias.
  • En algunos casos se pueden realizar las obras sin desalojar a los ocupantes del edificio.
  • Facilidad de ejecución de micropilotes inclinados que absorben también esfuerzos horizontales.
  • Versatilidad de ejecución en espacios reducidos gracias a equipos perforadores de pequeñas dimensiones.