En Septiembre del 2016 entró en vigor la prohibición de comercializar focos halógenos en Europa. Aunque la prohibición sea inmediata, millones de bombillas halógenas se encuentran actualmente en utilización y otras tantas escondidas en los cajones de nuestras viviendas y oficinas.

Esta nueva legislación es un paso más hacia la consecución de una iluminación eficiente.

transición a una iluminación eficiente

Cuáles son las alternativas a las bombillas tradicionales

La alternativa más óptima depende de varios factores. No hay una sola respuesta. Cada edificio, cada estancia y cada uso necesita una bombilla propia.

Elegir qué sistema es más eficiente (combinación entre ahorro, adecuación al espacio y ecología), depende de dos factores clave: cuántas horas tendremos encendida una bombilla y la potencia de ésta.

Por ejemplo, según un estudio realizado por la OCU, una bombilla halógena de 50 W que esté encendida una media de 3 horas puede ser sustituida por una de sistema LED de 6,5 W. De esta forma se ahorran 47,63 kWh/año, unos 8,57 euros. Esta lámpara tendría una vida útil 10 veces mayor y evitaría la emisión de 16,2 kg de CO2 al año.

Bajo consumo y LED, las dos grandes alternativas

Con esos datos como referencia, podemos afirmar que las dos alternativas a la iluminación tradicional son las bombillas de bajo consumo y las LEDs.

Bombillas de bajo consumo

Se componen de pequeños tubos fluorescentes que se pueden adaptar a diversas formas y tamaños. Comercialmente, gran parte de las bombillas de bajo consumo han adaptado la forma de las bonbillas tradicionales.

Tienen una alta duración (8 veces más que la bombilla tradicional) y un muy bajo consumo (sólo un 25% del consumo de una bombilla incandescente), aunque esto implica un mayor coste.

¿Y al final de su vida útil? Cuidado con tirarla a la basura. Estas bombillas contienen mercurio y deben ser tratadas en un centro de reciclaje especializado.

LED

Con la transición a una iluminación eficiente, las bombillas LED han sufrido una evolución. Han pasado de ser componentes de elementos electrónicos a formar parte del espectro de “lámparas” de viviendas y oficinas.

Esto se debe a dos aspectos fundamentales: permite un uso frecuente y prolongado, y ahorran un 80% de energía frente a las bombillas tradicionales.

¿Y al final de su vida útil? Al igual que las bombillas de bajo consumo, las LEDs tampoco pueden arrojarse a la basura convencional. Lo más común es devolverlas a la tienda donde se han adquirido o llevarlas a un punto de reciclaje.