Una de las tipologías de edificio que más consume, junto con las oficinas, son los hoteles. Estos, tienen que mantener una temperatura perfecta a lo largo de todo el año, y gran parte de su energía la consumen en climatización. En España, debido al gran número de turistas que tenemos, abundan los hoteles, y estos sin más remedio han de convertirse en hoteles sostenibles.

Rehabilitación de fachadas como forma de ahorrar costes

La sostenibilidad no solo ayudará al medio ambiente, sino que también reducirá el consumo de energía, y por lo tanto, el coste económico. Se estima que el 30% de la factura de la luz se debe a la climatización. Gasto que se puede reducir significativamente realizando una buena rehabilitación de la fachada.

Muchos pensarán que eso es demasiado caro y que no merece la pena, pero nada más lejos de la realidad. La instalación de aislamiento térmico en un edificio es una inversión a largo plazo, pero que cuenta con un buen retorno. Como hemos comentado anteriormente, el gasto energético de los hoteles es una parte muy importante de los gastos, y si conseguimos reducirla, podemos marcar la diferencia.

Como si de un abrigo se tratase, las mejores soluciones son las que consisten en los Sistemas de Aislamiento Térmico por el Exterior (SATE). Empezaron a contar con más repercusión a raíz de la entrada en vigor del Código Técnico de la Edificación (CTE), en 2013. Lo que hace más efectivos a estos sistemas es la ausencia de puentes térmicos. En la construcción tradicional, el aislamiento se instalaba por la parte interior de la fachada, pero tenía que ser discontinuo por los forjados. Cuando la instalación se realiza por fuera, es pasante y funciona de una manera más efectiva.

Construcción Sostenible

Además del consiguiente ahorro económico, aporta valor al hotel, ya que está apostando por la sostenibilidad. Cada vez son más los clientes que apuestan por productos amigables con el medio ambiente. Desde la dieta hasta la ropa, el consumidor de hoy en día está tomando conciencia de que es imprescindible. El sector del turismo y el ocio no iba a ser menos, y hay un avance significativo del consumo dentro de lo que llamamos “turismo sostenible“. Para hacerse una idea podemos ofrecer el siguiente dato: “El 30% de las personas que viajan por motivos de negocios eligen alojamientos respetuosos con el medio ambiente.”

Multitud de certificaciones de calidad son con las que cuentan los establecimientos hoteleros, y una más es la de sostenibilidad o Declaración Ambiental de Producto (DAP). Cada vez puede verse en más edificios y en poco tiempo se extenderá a la mayoría de ellos.

Conclusiones

Una de las mejores inversiones que se puede hacer en el sector hotelero es la rehabilitación integral de sus fachadas. Aporta un gran ahorro económico y hace que el edificio sea más sostenible y respetuoso con el medio ambiente.