Los requisitos mínimos de eficiencia energética en iluminación interior marcados por la H-3 del Código Técnico de la Edificación, hace que la búsqueda de la iluminación más eficiente esté basada en unos mínimos exigentes que se adecuen a las necesidades de los usuarios y a la vez cumplan con las expectativas de un consumo energético eficiente.

Los tres objetivos que persigue la iluminación eficiente, en cualquier ámbito, son reducir el consumo de energía, alargar la vida de las bombillas y reducir el impacto sobre el medio ambiente.

El punto de partida para conseguir la iluminación más eficiente posible es optimizar el aprovechamiento de la luz natural ya no sólo por normativa, también por lógica. Para ello se ha de contar con la instalación y utilización de sistemas de control y regulación en aquellos espacios interiores que lo permitan y sean susceptibles del aprovechamiento de la luz solar. Debido a las novedades y la poca costumbre de instalación de estos sistemas, desde el IDAE ofrecen una Guía de Aprovechamiento de la luz natural en la iluminación de edificios  donde se fijan unas bases que sirven de orientación para realizar las instalaciones, la gestión y el mantenimiento.

Iluminación más eficiente en todos los sectores

La búsqueda de una iluminación eficiente no debe ser objeto únicamente de edificios residenciales  , también es necesario estudiar los casos específicos de oficinas , centros docentes  y hospitales  para que en estos recintos también se apueste por la eficiencia energética en temas de iluminación.

Para estos espacios los requerimientos se basan en la consecución de los siguientes objetivos:

  • Cumplir con las recomendaciones de calidad y confort visual
  • Crear ambientes agradables y confortables para los usuarios
  • Racionalizar el uso de la energía con instalaciones de mayor eficiencia energética

La iluminación más eficiente: un objetivo global.

La iluminación es responsable del 19 % de consumo de electricidad en todo el mundo, en ciertos países llega a suponer hasta el 25% del consumo eléctrico dentro de un hogar y alrededor del 15% en oficinas, centros docentes y hospitales.

Para mejorar estos datos de consumo energético relacionados con la iluminación es necesario tomar medidas eficientes que supongan un ahorro, sin renunciar a las ventajas evolutivas que la electricidad nos ha proporcionado. La forma de conseguir estas mejoras energéticas de iluminación es actualizando las luminarias que se usan y comercializan: bombillas o lámparas incandescentes o fluorescentes deben dejar paso a nuevos materiales más eficientes y baratos. Las investigaciones y comercialización de bombillas de alta eficiencia energética tienen que ser fomentadas por las administraciones que, además, deben servir de ejemplo como el caso de Europa y su ímpetu en conseguir una iluminación eficiente en sus edificios emblemáticos.

Post a comment